CRIAS DE TRIGRES
 
EL TIGRE Y LEONES
CRIAS DE TRIGRES
FOTOS DE TIGRES
EL TIGRE
LEON
CRIAS DE TRIGRES

Imagen
 
CARACTERISTICAS QUE PRESENTAN AL NACER
Al nacer, las crías son ciegas, pesan de 1 a 1,5 Kg. y ya presentan el rayado característico. Abren los ojos a los 14 días y son amamantadas durante mes y medio.
 
El Rayado de la Familia
Aunque en fortaleza les ganan sus primos leones, los tigres son los grandotes de la familia: dos metros de largo o más y una cola que le agrega otro metro.
Las rayas son muy visibles en los tigres más jóvenes, y tienden a desaparecer con los años. Los tigres son monógamos y las hembras, madres amantísimas que cuidan sus crías hasta alrededor del segundo año, cuando aprenden a matar por su cuenta. Si los cachorros se encuentran en peligro, ellas los defienden con toda sus energías, pero el amor tiene sus límites: los abandonan si se sienten acorraladas; y si el hambre las supera, no dudan en comérselos.

Mal de familia
Hace tiempo que los tigres están en peligro: la belleza de su piel y su costumbre de almorzarse vacas y otros animales de cría,
los hicieron enemigos públicos de campesinos y honroso trofeo de cazadores.
Sin embargo, no por eso están al borde de la extinción.
Lo peor fue que se convirtieron en símbolo de potencia y rapidez para las cultural orientales. En China y el sudoeste asiático se cree que el mejor vigorizante que se puede encontrar es un polvo compuesto por astas de ciervo y huesos de tigre triturado. Se cree que el mejor remedio para una artritis es una rótula de tigre macerada en alcohol. Nosotros nos reimos de semejantes recetas, pero mil quinientos millones no.
El primer paso en defensa se dio hace dos décadas, la entonces primer ministra Indira Gandhi. Esta creó reservas, con guardias e inspecciones de control, con lo cual logró revertir la declinación de la especie en su país.
El ejemplo no sirvió de mucho. Otras naciones tienen planes de salvación, pero carecen de equipamiento y personal entrenado.
Es mucho el dinero que mueve el tráfico de este animal. Un tigre vivo se cotiza en Asia alrededor de dos mil dólares, pero muerto puede superar los siete mil: sólo la piel ronda los cinco mil. El kilo de hueso, por el que el primer intermediario consigue doscientos dólares, trepa a más de mil quinientos para el consumidor, que los puede comprar en cualquier mercado o botica en Beijin o Jakarta.

Escríbeme
Me interesa tu opinión